¿Qué ventajas tiene utilizar fundas de sofá?

sofá verdeLas fundas de sofá son uno de esos elementos que pueden conseguir darle a tu hogar un toque totalmente nuevo. Las fundas no sólo sirven para proteger los sofás de posibles manchas, sino que son también un elemento que ayudan a decorar un salón.

EL PORQUÉ DE UTILIZAR FUNDAS DE SOFÁ

Todos sabemos que amueblar una casa, y más si se quiere hacer con mobiliario de calidad, no es precisamente barato. Sustituir un mueble como un sofá puede conllevar un gasto enorme, por lo que lo más recomendable siempre es cuidar del sofá que ya tienen para conseguir que dure el máximo de años posible. Para ello, la mejor solución es utilizar fundas de sofá (si quieres comprar una te recomiendo esta página), que pueden costar como máximo una décima parte de lo que costaría un sofá nuevo. Las fundas pueden utilizarse desde el primer día para proteger la tela original del sofá, pero también para darle un aire nuevo a un sofá que ya es viejo.

Como ya hemos comentado, hay diferentes razones que llevan a la gente a utilizar fundas de sofá. En ocasiones, se compran sofás muy baratos y nada estéticos, ya sea porque no se dispone de más presupuesto o porque se trata de un sofá que se va a utilizar poco; en esos casos, utilizar una funda de sofá puede ser la solución perfecta para hacerlo más atractivo.

En el caso de querer cubrir un sofá viejo, las motivaciones pueden ser dos: o bien el sofá tiene imperfecciones que cubrir o bien queremos darle un aire nuevo al salón. En cualquiera de los casos, hay que recurrir a fundas de colores o con estampados que casen con la decoración de la habitación en la que vamos a colocar el sofá.

Las fundas de sofá son muy útiles también en hogares en los que hay niños. En estos casos, cualquier tipo de funda de sofá servirá; eso sí, que se ajuste perfectamente a nuestro sofá para evitar que los pequeños de la casa la muevan y terminen manchando el tapizado.

LAS DIFERENTES OPCIONES EN FUNDAS DE SOFÁ

Hay muchas formas de cubrir un sofá para protegerlo, desde utilizar telas sin forma alguna y atarlas de cualquier forma al sofá hasta comprar fundas de sofá específicas para cada tipo de mueble. Aunque la primera opción es más barata, no es una buena solución, ya que no es ni estética ni cómoda. Las fundas de sofá están diseñadas para adaptarse perfectamente al cuerpo del mueble, de modo que cuando uno se sienta en él ni siquiera se da cuenta de que hay una tela entre él y el sofá. Además, son muy fáciles de limpiar en casa.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo con todos tus amigos!

 

Artículos Relacionados:

– Conoce todos los tipos de colchón y sus características

– Claves para la decoración de dormitorios de matrimonio pequeños

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar tu experiencia y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra “Política de cookies”

ACEPTAR