Cómo conseguir que tu toalla de baño dure más

toalla bañoHay quien piensa que cuidar una toalla no es importante, porque sólo se utiliza para secarse el cuerpo, las manos o la cara. Se equivocan. Es tan importante cuidar las toallas como lo es cuidar las sábanas o cualquier otro tipo de pieza de ropa de hogar, al menos si queremos mantenerlas en perfectas condiciones.

Para que las toallas no pierdan su suavidad ni capacidad de absorbencia, hay que seguir algunas normas de hábitos, uso y lavados básicas.

  • Al principio, las toallas nuevas no son todo lo suaves y absorbentes que pueden ser. El punto máximo de suavidad y absorbencia se da después de unos tres o cuatro lavados. Una alternativa a la espera es sumergirlas en un barreño con agua y añadir una taza de amoníaco. Se deja reposar toda la noche y a la mañana siguiente, se lava en la lavadora añadiendo una taza de detergente y una taza de vinagre blanco. Es recomendable que al menos los primeros lavados  se hagan con agua caliente y que no se mezclen las toallas nuevas con las viejas.
  • Evita utilizar suavizantes a la hora de lavar las toallas. La mayoría de suavizantes incluyen silicona en su composición, lo que hace que tu toalla de baño pierda sus capacidades absorbentes con el tiempo.
  • Nunca blanquees tus toallas. Es mejor lavarlas con detergente y agua templada que utilizar productos blanqueadores, porque dañan las fibras de algodón. En el caso de que sea imprescindible utilizar blanqueadores en alguna ocasión, utiliza productos blanqueadores sin cloro.
  • Es muy importante que adquieras unos buenos hábitos con la lavadora: no mezcles los trapos de la cocina o los trapos para sacar el polvo con las toallas de baño.
  • Como hacemos con la ropa de vestir, hay que separar las toallas por colores a la hora de meterlas en la lavadora. De esta manera vamos a conseguir mantener el brillo de las toallas con colores más claros.
  • Si utilizas secadora, sacude la toalla de baño antes de meterla en la secadora y otra vez al sacarla.
  • No hay una regla establecida que determine cada cuánto hay que poner a lavar una toalla, porque depende del uso que le demos y de la frecuencia con que la utilicemos. Sin embargo, lo más recomendable es limpiar las toallas al menos una vez a la semana.

Cuidar las toallas no es nada difícil. Es cuestión de acostumbrarnos a lavarlas de la forma correcta para que no pierdan ni suavidad ni absorbencia.

Fuente: 10×10

 

Artículos Relacionados:

– ¿Qué ventajas tiene utilizar fundas de sofá?

– Conoce todos los tipos de colchón y sus características

One comment

  1. […] Cómo conseguir que tu toalla de baño dure más – Consejos para elegir la lavadora que mejor se adapta a ti y los […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar tu experiencia y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra “Política de cookies”

ACEPTAR