¿Por qué debes vigilar permanentemente a tu bebé?

yawn-2073293_1920Lilian Tejeda

No hay nada que provoque más a intranquilidad a una madre que no saber cómo está su bebé en todo momento. Muchas quisieran tener el don de la omnipresencia para vigilarlos siempre desde cualquier lugar. Lamentablemente esto es imposible para un humano, pero ahora al menos existen tecnologías, como los vigilabebés, que se aproximan a ese sueño.

Contar con aparatos que permitan a los padres vigilar a sus niños les proporciona tranquilidad y seguridad, ya sea mientras duermen, juegan o los dejan al cuidado de alguien más.

Los bebés deben estar vigilados en todo momento, pues en sus primeros meses son muy propensos a los accidentes y también a maltratos por parte de quienes cuidan de ellos, no en todos los casos, por supuesto.

“Los bebés y niños o niñas pequeños tienen mayor probabilidad de ser víctimas de violencia por parte de sus cuidadores primarios y otros miembros de la familia” señala un Informe mundial sobre la violencia contra los niños y niñas realizado por el jurista Paulo Sérgio Pinheiro para la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En ese estudio el experto plantea que a una edad muy temprana, sobre todo en el período inmediatamente después del nacimiento, la fragilidad física de los bebés y la dependencia de la madre o del cuidador inmediato los hace muy  vulnerables. Por ello no se pueden perder de vista ni un instante.

Nada se puede pasar por alto

Algo tan aparentemente simple como sacudir o apretar fuerte a un niño puede provocarle lesiones que pueden ocasionarle incluso la muerte, por tanto, es necesario que los padres puedan percatarse a tiempo de este tipo de acciones.

Zarandear a un bebé le puede provocar lo que se conoce como traumatismo craneoencefálico que, según publicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), no es reconocible al instante, pero le ocasiona consecuencias graves debido a la fragilidad de sus cerebros.

“Las bruscas fuerzas de aceleración y deceleración del zarandeo violento pueden hacer mucho más daño al tejido y los vasos sanguíneos cerebrales que un golpe directo en la cabeza como consecuencia de una caída desde poca altura”, señala un boletín del organismo.

Estudios han demostrado que entre el 13% y el 30% de los bebés a los que se diagnostica traumatismo craneoencefálico por maltrato fallecen como consecuencia de las lesiones, y que muchos de los supervivientes sufren diversos grados de daños permanentes, como discapacidades de aprendizaje y conductuales, ceguera, convulsiones y parálisis, agrega el documento de la OMS.

Tener dispositivos para vigilar a sus bebés no sólo permitirá a los padres advertir hechos tan graves como estos, sino que también les proporcionará cercanía con su criatura. Podrán disfrutar de todas sus travesuras y no se perderán ni un solo detalle de esa etapa tan bonita e importante de la vida de alguien.

Proporciona a tus niños la oportunidad de vivir en un ambiente sin riesgos, apartado de las lesiones y de la violencia. Este es un derecho que a ellos les corresponde.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar tu experiencia y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra “Política de cookies”

ACEPTAR