Qué hacer si necesitas una renovación urgente en una de tus habitaciones

cuentas

Hay veces que las cosas llegan de una forma tan inesperada que es imposible planearlo. Para muchos, la llegada de un hijo es algo que se planifica con mucha antelación y para cuando el niño viene, tiene todo listo para su llegada. Pero en otros casos, no es así. El niño es una sorpresa que no por ser agradable es menos imprevista y lejos de venir con un pan debajo del brazo, trae una serie de facturas con las que nadie contaba.

Por eso, si no se había previsto el tener descendencia, es posible que ni siquiera haya en casa una habitación para el niño y haya que deshacerse de ese despachito que tanto nos gustaba para convertirlo en la habitación del pequeño. A parte, hay que comprar toda una serie de cosas que hacen que la lista de gastos se dispare. Por no hablar del vestuario de premamá y todo lo que va a hacer falta durante el embarazo.

Dinero extra para la habitación del bebé

Si necesitas de un dinero extra para la habitación del bebé porque de otro modo ya ves que va a llegar el momento del parto y no vas a tener ni la cuna, puedes recurrir a un crédito. En creditosrapidos10min nos da los consejos para dinero fácil y rápido. Dado que se trata de una cantidad pequeña, es muy sencillo conseguirla sin demasiados papeleos.

Una buena mano de pintura es el primer paso, tanto si os animáis personalmente como si contratáis a quién lo haga. Una cuna convertible en cama para aprovechar la inversión, un cambiador y un armario en el que no puede faltar la ropita básica, la ropa de cama y las toallitas de baño es todo lo que necesitas para empezar. Pero no olvides detalles como el estor para la ventana, la alfombrita o unos vinilos para las paredes.

Una buena idea

Comprar todo lo que se necesita de una sola vez ayuda a que podáis estar más relajados. Y es que según avanza el embarazo ya no hay demasiados ánimos para ir de compras ni para organizar nada que no sea imprescindible.

Como además se puede pagar todo en cómodas mensualidades, para cuando nazca el niño ya puede estar todo abonado o al menos en gran parte, por lo que te habrás quitado el problema de encima sin prácticamente agobios de ningún tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar tu experiencia y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra “Política de cookies”

ACEPTAR