Cómo mantener la casa fresca en verano

Este verano viene pisando fuerte. Una intensa ola de calor está afectando, desde hace unos días, a la mayor parte del territorio nacional con temperaturas de más de 40ºC a la sombra.

Además de hidratación continua y crema solar, algunas estrategias clave para esta época, muchos de nosotros nos refugiamos durante las anheladas vacaciones en zonas frescas con mar, río, zonas de sierra o de montaña. Pero, ¿qué hacemos cuando se terminen las vacaciones y tengamos que volver a nuestros hogares?

En este artículo, vamos a mencionar algunos consejos muy útiles para conservar un ambiente fresco en tu vivienda durante los periodos de calor intenso. Un ejemplo muy popular es la instalación de ventanas de PCV un material resistente y muy aislante que te permitirá asimismo reducir el consumo de tu hogar.

Abre puertas y ventanas

Uno de los primeros pasos que te ayudarán a mantener tu casa fresca durante el verano, es abrir las puertas y ventanas de forma estratégica.

Lo más recomendable es que abras tanto las puertas como las ventanas de tu casa durante la noche, sobre todo cuando las temperaturas bajan y el aire suele refrescar más.

Durante el día, procura mantener cerradas aquellas estancias de la casa que sean más calurosas debido a su posición. Siempre que no las utilices, que las puertas y ventanas de estas habitaciones permanezcan cerradas de ayudarán de forma notoria a minimizar el calor de todo el hogar.

Por las noches, la terraza o el balcón será tu mejor aliado. Dejar puertas y ventanas abiertas también resulta muy necesario. Pero últimamente, los insectos se han convertido en un verdadero problema.

Las ventanas con mosquiteras, son alternativas ideales para poder mantener las ventanas abiertas.

Enciende tu ventilador de techo

Los ventiladores de techo, últimamente se han convertido en la opción mejor valorada de los usuarios, gracias a que son eficientes y asequibles.

En general, estos dispositivos incorporan dos modalidades, una para el verano y otra para el invierno.

Cuando se enciende en verano, las palas giran en el sentido inverso a las agujas del reloj, empujando el aire desde el techo hasta el suelo. Pero, cuando el ventilador está en modo invierno, las palas tienen movimientos similares a las agujas del reloj, provocando que el aire se impulse desde el suelo hacia el techo.

De este modo, el movimiento continuo del aire reduce la sensación térmica, sin necesidad de crear contrastes de temperatura.

No hay excusas para no refrescarse durante esta ola de calor. Si no tienes un ventilador de techo en tu casa, no hay problema, un ventilador de pie convencional también es una alternativa muy económica y útil.

Apaga dispositivos electrónicos y luces

Determinadas lámparas, algunos televisores, ordenadores y otros dispositivos electrónicos, pueden producir calor cuando están encendidos, contribuyendo al aumento de temperatura de la estancia.

Si no se están usando, es conveniente apagarlos y desenchufarlos.

Ropa de cama

La ropa de cama que utilices es asimismo crucial para el confort térmico de una habitación.

Nuestro consejo es que durante el verano apuestes por sábanas, colchas y fundas de tejidos naturales y transpirables como el algodón. El poliéster, seda o satén no son las mejores telas para dormir en las noches de verano.

Aunque parece obvio, es muy importante que guardes las mantas y edredones para el invierno. Si tu también eres de los que no pueden dormir sin taparse, una sábana resulta ideal.

El viejo truco del hielo

El truco del hielo es muy fácil de poner en práctica y muy refrescante. Solo necesitarás un ventilador de pie y hielo.

Coloca delante del ventilador en marcha, un recipiente de hielo o una botella de agua congelada y siente el aire fresquito que emana.

Espera que el hielo se derrita por completo y vuelve a meterla en el congelador. De esta manera, no desperdiciarás ni una sola gota de agua.

Evita usar el horno

En verano se recomienda comer lo más fresco posible.

Si cocinas alimentos en el horno sólo conseguirás más calor, tanto en tu cuerpo como en toda la habitación. Por eso, nuestro consejo es evitar el horno cuando sea posible.

Recuerda encender la campana extractora, que absorberá inmediatamente todo el aire caliente que expulsa la comida, evitando que este sea expandido por todos los rincones del hogar.

Por último, para evitar los graves problemas que pueden generar temperaturas tan elevada, no te olvides de:

  • Beber mucha agua
  • Echarte crema
  • Evitar, en la medida de lo posible, salir a la calle durante el mediodía, cuando más pega el sol.
  • Usar ropa fresca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top