Cómo ahorrar energía sin renunciar a la calefacción este invierno

Se avecinan los meses más fríos del año, un momento muy temido en muchos hogares españoles. Las bajas temperaturas disparan las facturas, y es que el precio de la luz y el gas no deja de subir. Por ello, es necesario encontrar el método para ahorrar energía sin renunciar a la calefacción este invierno.

Aprovecha la energía del sol

España es el país de Europa con más horas de sol al día, por lo que aprovechar la energía del astro rey no es nada descabellado. Está ya más que demostrado que la energía fotovoltaica puede reducir el consumo anual entre un 40 y un 60 %.

Lo mejor de todo es que hoy en día podemos encontrar tipos de calefacción que utilizan placas solares, lo que supone un ahorro mucho mayor de recursos energéticos. De hecho, se estima que hasta un 60 % del gasto energético se dedica en invierno a la calefacción de los hogares, así que, ¿por qué no ponerle remedio?.

¿Cómo podemos ahorrar entonces sin pasar frío en el intento? La instalación de placas solares fotovoltaicas nos brinda una fuente de energía limpia y barata. Al igual que nos sirve para tener luz o mantener encendidos ciertos electrodomésticos, la electricidad que se genera por medio de estos paneles solares puede usarse con sistemas como radiadores eléctricos de bajo consumo, acumuladores eléctricos o bombas de calor, uno de los sistemas más eficientes actualmente.

En un principio, el coste de las placas solares puede parecer algo elevado, pero los ahorros que suponen a la larga harán que te decidas por ellas sin pensarlo. Pero no es lo único que puedes hacer en tu hogar, así que apunta también los siguientes consejos.

Utiliza siempre el termostato y regula la temperatura

Parece que no, pero existe un elemento muy simple que es clave si quieres ahorrar dinero y energía cada mes. Los termostatos son de gran utilidad, ya que permiten de forma muy sencilla programar el encendido y apagado del sistema de calefacción de tu vivienda.

Además, nos permiten fijar la temperatura deseada, la cual siempre debe ser una temperatura confortable que no exceda los 20º. Cada grado que subas la temperatura se traducirá en una factura más abultada y con un coste desorbitado.

Por supuesto, no olvides tampoco que para ahorrar energía es siempre aconsejable cerrar las puertas de las habitaciones y apagar los radiadores de aquellas que no se están utilizando.

Es invierno y hace frío, por lo que el momento de abrir las ventanas y airear un poco debe ser también mucho más corto. De lo contrario, se estará desperdiciando una energía muy valiosa que, incluso si se obtiene a través de placas solares, es mejor no gastar a la ligera.

Optimizar los recursos a nuestro alcance debería ser en todo momento una prioridad para todos nosotros. Instalando placas solares no solo contribuyes a un futuro más limpio, sino a mejorar la economía de tu hogar aprovechando un recurso tan apreciado como es la energía.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top