Todo sobre la inspección técnica de edificios

Con el paso de los años, los materiales de construcción se van deteriorando, lo que puede peligrar la estética, así como la seguridad de una edificación. En lo que respeta a los inmuebles de uso residencial, revisar su integridad con cierta periodicidad es un imperativo legal en el territorio nacional.

La Inspección Técnica de Edificios (ITE) consiste básicamente en un examen visual cuya finalidad es comprobar las condiciones de seguridad, estabilidad y consolidación de un inmueble.

Este procedimiento está regulado por el Real Decreto-ley 8/2011 de 1 de julio y por las distintas Ordenanzas Municipales, que determinan las condiciones para las inspecciones. Por ejemplo, la inspección técnica de edificios en Madrid es de obligatorio cumplimiento para edificios de más de 30 años de antigüedad.

En este artículo vamos a mencionar algunos aspectos básicos sobre la ITE y su relevancia.

¿Qué es la Inspección Técnica de Edificios?

Los propietarios de los edificios están obligados a mantenerlos en condiciones óptimas en cuanto seguridad, salubridad, ornato público y decoro se refiere.

La ITE es un mandato de la normativa urbanística vigente y consiste en la evaluación de un inmueble para determinar su estado de conservación, las condiciones de seguridad, el grado de accesibilidad y su certificación energética. Un experto en el área indicará las obras o las condiciones de conservación requeridas para que el edificio se mantenga en un estado óptimo tras un examen visual.

¿Quién debe encargarse de la ITE?

Los propietarios de las viviendas afectadas son los responsables de contratar a los arquitectos técnicos, aparejadores o ingenieros para la inspección técnica. Asimismo, la comunidad de vecinos es la responsable de solicitar permisos necesarios y contactar con profesionales para realizar las modificaciones o mejoras que se consideren necesarias, derivadas de la ITE. El incumplimiento de estos deberes puede conllevar sanciones.

Para multitud de obras de reparación y rehabilitacióm como impermeabilizar terrazas, rehabilitar o limpiar la fachada, incluso para instalaciones exteriores y un largo etc. de servicios a mano de profesionales experimentados, encontrarás más información en el siguiente enlace: https://verticalmadrid.com/.

¿Qué se evalúa durante la ITE?

El Real Decreto Ley que regula este procedimiento establece las condiciones de mínimo cumplimiento de seguridad y salubridad, accesibilidad u ornato, indicando las obras y trabajos de conservación para un estado óptimo de un edificio.

Durante la ITE se evalúa, física y visualmente los siguientes aspectos:

  • Estado de la estructura del edificio
  • Cimentación
  • Cubiertas, azoteas
  • Cornisas, fachas, salientes o cualquier elemento que pueda suponer un riesgo
  • Fugas o filtraciones
  • Redes de fontanería y saneamiento
  • Estado de los elementos de accesibilidad

Además, las actas resultantes deberán contener información sobre el comportamiento térmico del edificio para buscar medidas de fomento de la eficiencia energética del mismo.

Resultados de la ITE

Se clasifica el estado del edificio en 4 niveles:

  • Sin deficiencias.
  • Con deficiencias leves.
  • Con deficiencias graves.
  • Con deficiencias muy graves.

Una vez superada con resultado favorable la ITE, el edificio para vivir durante una década.

Empero, si se clasifica como con deficientes, la vigencia será inferior. Si el informe resulta desfavorable, se emitirá un certificado de aptitud provisional o apto cautelar. La administración sólo emitirá el certificado de aptitud después de corregirse las deficiencias. Tras las obras o modificaciones pertinentes, se pasará nuevamente la ITE y se presentará al organismo oficial en el plazo establecido.

Si alguno de los propietarios de la comunidad se niega a realizar las modificaciones indicadas por el profesional, la inspección puede realizarse mediante un mandamiento judicial.

Beneficios de la ITE

La ITE tiene como objetivo principal determinar la seguridad y la habitabilidad de nuestros hogares para nuestra tranquilidad. Además de cumplir con la normativa legal vigente, durante la misma, el experto puede determinar problemas ocultos que puede afectar gravemente nuestra salud o integridad.

Salud e integridad

Uno de los puntos donde más énfasis se hace durante la inspección técnica es salubridad del edificio

Se evalúa el interior del edificio, se presta atención a fugas, cubiertas y áreas comunes, entre muchos otros aspectos. Por ejemplo, la presencia de humedades puede llevar a la aparición de hongos nocivos para la salud de los ocupantes, malos olores y pueden peligrar la integridad de la estructura.

También se evalúa la calidad del aire interior con el objetivo de eliminar los contaminantes habituales. Actualmente, estas medidas han cobrado más relevancia debido al nuevo coronavirus.

Los sistemas de evacuación de aguas residuales o el suministro de agua se analizan detenidamente durante la ITE.

Logra un edificio sostenible y moderno

La inspección de los edificios se centra mucho en la cimentación, estructura y fachada del edificio para determinar si es una estructura estable y segura. También se evalúa el deterioro del revestimiento, las baldosas, ventanas, extremos de frontones y las fachadas.

Las modificaciones u obras resultantes de una ITE deberán incluir técnicas, prácticas y materiales más sostenibles con el medio ambiente y que al mismo tiempo resulten prácticas y seguras.

Las fachadas sostenibles, por ejemplo, son muy de moda actualmente y muy útiles ya que regulan la entrada de la luz natural y el calor proveniente del exterior, lo que contribuye a la eficiencia energética del edificio. Al mismo tiempo, ayuda a prevenir la aparición de humedades en áreas comunes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top