¿Construcción tradicional o construcción moderna?

thumbnail

La cantidad de factores a tener en cuenta a la hora de construir nuestra vivienda es enorme: el diseño, el programa, el presupuesto disponible, la calidad en los acabados. La relación entre los espacios, el tratamiento exterior, la obtención de las licencias, la planificación, el calendario, etc.

Vamos a hablarte de algo que en escasas ocasiones se valora y que no es más que los pros y contras entre la edificación tecnológica y las técnicas de construcción más tradicionales.

Además de todos los mencionados arriba, la decisión de promover la construcción de nuestro propio hogar no puede tomarse a la ligera y en cualquier caso implica dos acciones muy importantes. La primera es escoger los mejores técnicos y profesionales. Refiriéndonos al arquitecto y a la empresa contratista de nuestra obra; la segunda será poner de nuestra parte una implicación total durante todo el proceso de gestión de la misma.

Hay tantos temas de los que hablar y negociar a lo largo del proceso de creación y construcción de nuestra vivienda que muchos de ellos se pierden por el camino. Vamos a darte unas pautas que te ayudarán a tomar con objetividad, rigor y conocimiento una decisión importante que además es temprana y con pocas oportunidades de rectificación.

¿Qué es mejor para mí y mi familia: una vivienda tecnológica o una construcción más tradicional?

Construcción tradicional vs construcción moderna

contrucciones tradicionales

Ventajas de una vivienda moderna

Son tres principalmente: el precio, la oferta disponible de empresas contratistas y el ahorro energético.

Una vivienda construida con técnicas actuales siempre será más barata. “Barato” en este caso no es sinónimo de peor calidad, sino de que se aprovechan técnicas actuales de edificación para las que existen mejores medios auxiliares y herramientas que reducen los tiempos, el esfuerzo y la cantidad de trabajo necesario, lo cual influye directamente y de manera positiva en el precio.En estrecha relación con lo anterior, también nos será más sencillo encontrar empresas y profesionales habituados a este tipo de construcción convencional que, dentro de un mismo rango de calidad, puedan darnos presupuestos competitivos.

Puede que el aspecto más interesante de una vivienda contemporánea sea la capacidad de confort y ahorro de energía que podría estar al alcance de nuestro bolsillo sin presupuestos disparatados. La eficiencia de equipos climatizadores de última generación, las propiedades aislantes de ciertos materiales, el avance de la domótica o la concienciación social que en la actualidad existe sobre el ahorro en el hogar son sólo algunos ejemplos.

Todo ello ha permitido que exista una normativa muy específica con respecto al ahorro de energía en los edificios, lo cual redunda en una mayor competitividad tecnológica e industrial de la cual servirnos a la hora de pensar en nuestra vivienda.

Desventajas de una vivienda moderna

Generalmente en viviendas de hormigón y acero, la rigidez de los materiales y su distinto comportamiento ante el clima y el terreno hacen que la aparición de fallos, lesiones o deficiencias irreparables sea mayor. Decimos irreparables porque los elementos industrializados (prefabricados, paneles, sistemas todo-en-uno) nos ofrecen un menor rango de reparación puntual que los materiales tradicionales.

Pensemos en cualquier aparato electrónico actual de una gama media-baja, cuya reparación por un técnico cualificado suele ser más costosa que una unidad nueva. Algo parecido sucede con algunos elementos de las viviendas: la reparación de ciertas instalaciones ocultas, sistemas de carpinterías en bloque o tabiquerías en seco pasa habitualmente por una sustitución total o parcial.

Ventajas de una vivienda de construcción tradicional

La construcción tradicional tiene dos aspectos positivos actualmente en alza y cada vez más demandados: los materiales naturales y la durabilidad de las construcciones.

De un modo parecido a otros campos como la alimentación, la cosmética o los textiles, a causa del abuso de ciertos componentes en las viviendas, está creciendo la demanda demateriales más naturales y menos transformados. El PVC, los aluminios, los revestimientos y prefabricados de cemento, las espumas o los plásticos están dejando paso a las maderas, los morteros de cal, los ladrillos de fabricación manual, la piedra,la tierra o el corcho.

Estos materiales no vienen apenas aditivados, son totalmente naturales y no son origen de contaminación posterior hacia nuestro hogar. como los volátiles de los plásticos o las sales de cementos y hormigones.

Suelen ser sistemas constructivos 100% reciclables que nos ofrecen un confort mucho más elevado y que, bien combinados, pueden llegar a ser un valor añadido con respecto a las construcciones de ladrillo y hormigón.

Las estructuras ligeras de madera, los aislamientos de pasta de papel, los revestimientos de piedra en zonas húmedas o las propiedades acústicas de los corchos en techos podrían ser buenos ejemplos.

Un hecho incontestable es que las edificaciones antiguas, cuando han sido bien ejecutadas perduran una cantidad de tiempo que va más allá de una generación.

La durabilidad de una vivienda tradicional que se ha apoyado en alguna tecnología reciente para reforzar sus propiedades aislantes, mecánicas o de confort, será mucho mayor.

Pero además ocurre que estas formas de construir llevan siglos utilizándose. Por lo que la experiencia y conocimiento que se tiene sobre ellas es muy elevado, lo cual es un buen punto de partida a la hora de acometer cualquier reparación o reforma.

Desventajas de una vivienda de construcción tradicional

Acudir a técnicas tradicionales, a pesar de sus ventajas materiales, implica contar con un tipo de profesional muy especializado.

Las desventajas por tanto son dos: un precio más elevado y una mayor dificultad para encontrar especialistas en técnicas antiguas.

Hablamos de la contrata y también de los oficios. El grado de especialización de estos último debe ser cuanto más alto mejor. Pero también es bueno que sea equilibrado entre ellos y la empresa contratista.

Recordemos que en España existe una rigurosa clasificación que no permite a cualquier empresa intervenir en edificios históricos o protegidos en los que habitualmente es necesario implementar estas técnicas.

Cuando se interviene utilizando técnicas antiguas no es raro ver cómo aumenta el número de profesionales y organismos que intervienen: revisiones de proyectos, comisiones de Patrimonio, estudios técnicos para licitaciones, investigación, procesos de licitación y concursos, etc.

Como es lógico, esto puede llegar a aumentar notablemente el coste, aunque hablemos de una vivienda sencilla. La construcción tradicional se ha caracterizado desde siempre de ser propia de gente humilde. Para convertir este problema en solución. Lo mejor es utilizar las técnicas y modos de construir de siempre para tipos de viviendas sencillas, evitando espacios desproporcionados y grandes alturas. La sencillez no está reñida con la calidad y el confort.

La dificultad a la hora de poder encontrar una empresa o un profesional con experiencia en este tipo de construcción es solamente una circunstancia. No los hay en el mercado en igual número que los no especializados, pero a día de hoy con internet y el gran número de redes profesionales existentes es solamente una cuestión de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top