¿Cómo adaptar nuestra casa a personas con movilidad reducida?

En un momento dado todos podemos tener la movilidad reducida, bien por una enfermedad o por un accidente, pero casi siempre la situación en casa se da por una persona mayor como nuestros padres.

Se suelen mover con dificultad, aunque gracias al diseño de tacos y topes para las muletas y los bastones lo hacen algo mejor, de manera que hay que realizar algunas adaptaciones en la vivienda con el fin de que su vida sea más sencilla.

La habitación tiene que estar en la planta baja

Siempre que pensamos en personas que padecen problemas a la hora de desplazarse, nos viene a la cabeza una silla de ruedas, pero muchos ancianos pueden moverse con un andador o un bastón, aunque siempre con complicaciones.

Por eso, hay que evitar a toda costa que suban o bajen escaleras, pues eso es una garantía de accidente en la mayoría de los casos.

De este modo, si vivimos en una casa con dos plantas, hay que poner su habitación en la parte baja, vaciando una ocupada o incluso haciendo obras en un garaje, si podemos, con el fin de habilitarlo como dormitorio.

Aprovechar que la domótica es accesible

Una casa domótica puede ayudar mucho a las personas mayores o que se desplazan con cierta dificultad, ya que con su voz encienden las luces, suben y bajan las persianas o pueden encender y apagar la tele.

Ahora mismo la domótica está al alcance de todos y funciona con órdenes de voz sencillas, por lo que no debemos dejarla a un lado si queremos adaptar una vivienda.

Hay que quitar las alfombras

Es posible que nos gusten las alfombras, ya que son decorativas y en invierno aportan una gran calidez a la casa, pero cuando hay discapacitados viviendo con nosotros hay que guardarlas.

Son el punto propicio para que un anciano que va con su muleta se escurra, tropiece y se rompa un brazo, por lo que es mejor quitarlas y facilitar el desplazamiento a todos aquellos que presentan alguna dificultad de movimiento.

Si tenemos sitio, se pueden cambiar de ubicación, por ejemplo, colocándolas en la planta de arriba a la cual esta persona que hay en casa no suele acceder.

Hacer obras en el baño

Los baños son una de las zonas del hogar en las que aquellos que no se pueden mover como nosotros presentan más dificultades, más en un lugar en el que queremos intimidad y no nos gusta pedir ayuda.

Así, hay que llevar a cabo las adaptaciones que podamos, como quitar la bañera y dejar una ducha con asiento y sin plato, instalando barras asideras en los alrededores, etc.

En la taza del WC también hay que colocar al menos una barra de apoyo, y si es posible se debe de poner más elevada de lo normal, lo que facilitará la incorporación.

Por último, la puerta de este baño es mejor que no tenga pestillo, pero por si acaso se puede cambiar y poner con la idea de que abra hacia afuera, lo que hará más sencillo una apertura forzosa si la han cerrado y no pueden abrirla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top