Cuidado con las instalaciones de fontanería y electricidad al comprar una casa

fontanería y electricidad

El mercado inmobiliario está en un gran momento para la adquisición de viviendas, ya sea para invertir o bien para dejar de vivir de alquiler para tener tu propio hogar, pero hay que tener cuidado con un detalle importantísimo, el estado de las instalaciones de fontanería y electricidad de la casa que compramos.

¿Por qué hay que tener especial cuidado con las instalaciones?

fontanería y electricidad

Alertamos de esta situación debido a que los bajos precios de algunas viviendas pueden ser un cebo demasiado tentador para personas que buscan precios de oportunista, pero después se encuentran con la realidad de que el precio llega a alcanzar números escandalosos.

Esto viene dado porque las instalaciones de fontanería y electricidad no son visibles y por lo tanto, si no conocemos esta posible situación, podemos encontrarnos con la sorpresa una vez hayamos comprado la casa.

Y es que el cambio de estas instalaciones son muy costosas, tanto en dinero como en inconvenientes, ya que prácticamente abarca una reforma integral debido a tener que abrir techos y paredes.

¿Cómo debemos actuar ante estas situaciones?

Cuando vamos a comprar una casa, sobre todo una casa que tenga cierta antigüedad, deberemos de tener informes técnicos sobre el estado de la instalación de fontanería y electricidad.

Para ello, deberemos de contactar con un fontanero para que nos haga un informe de la situación y un presupuesto en caso de tener que hacer la instalación nueva. De la misma forma hay que hacer con la instalación de electricidad, contactaremos con un electricista y ellos nos guiarán sobre el estado y el coste de la sustitución.

Una vez tengamos estos datos precisos, deberemos saber si compensa el precio de la vivienda sumándole los costes de los posibles arreglos en dichas instalaciones del hogar.

¿Qué puede pasar si no tenemos en cuenta las instalaciones?

Si ignoramos el estado de las instalaciones podríamos sufrir serías consecuencias como pueden ser humedades, agrietamiento y posibilidad de derrumbe, esto ocurre con una instalación de fontanería en mal estado, con fugas y con fatiga de los materiales.

En el caso de un mal estado de la instalación de electricidad podríamos sufrir cortocircuitos, que como consecuencia afecten a aparatos conectados a la red eléctrica, e incluso en casos extremos, un cortocircuito podría provocar un incendio.

Por lo tanto, no debemos tomarlo a broma.

Lo ideal es suponer todos los costes, el estado general de la vivienda y sopesar mucho la adquisición de la nueva vivienda. Sino después vendrán las sorpresas, y en caso de ignorar, futuros problemas para los habitantes de la casa, que al fin y al cabo es lo más importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top