Suelo radiante que no sale demasiado caro

thumbnail

Para salir de dudas sobre el precio del suelo radiante, no queda más remedio que pedir presupuesto a instaladores autorizados y especializados.

En los proyectos de vivienda nueva y rehabilitaciones, así como aprovechando las reformas de interiores, la climatización invisible que supone contar con suelo radiante es muy aconsejable.

Es un sistema que proporciona grandes ventajas para todo tipo de superficies, sobre todo para aquellas que requieren una temperatura estable, duradera y permanente sin excesivos apagados y encendidos que hagan bajar su eficacia y rentabilidad.

Precisamente porque es un sistema de climatización que se instala bajo el suelo y utiliza el agua caliente a bajas temperaturas, produce un ahorro considerable en energía y consecuentemente, económico.

Pero donde hay que incidir desde el inicio del planteamiento para hacer del suelo radiante el método de calefacción y refrigeración de la superficie a tratar, es el sistema de energía del que parte. Los mejores son las energías renovables como la solar térmica, la aerotermia  y geotermia, así como las calderas de baja temperatura o condensación.

Qué es el suelo Radiente

suelo radiante

La combinación de cualquiera de estas energías junto con la tecnología de suelo radiante, hace que inicialmente el precio del suelo radiante sea elevado. Pero en un plazo corto se observa el descenso de la factura porque el consumo es bajo gracias a la temperatura del agua que usa, en torno a 30 y 40 grados.

Cualquier superficie y tipo de suelo son aptos para instalar debajo el mecanismo de inducción de agua que produce la calefacción. Lo que sí hay que tener en cuenta es que necesita importantes alturas de recrecido, por lo que no es posible instalarla en todos los casos. Por ello es importante pedir un estudio previo a su realización en  todas las peticiones de suelo radiante.

Hay que contar con una caldera mural desde donde parte la conducción de agua y ésta

circula a través de un tubo de material específico para este tipo de instalaciones. EL agua va a temperaturas bajas por el serpentín o espiral de tubo que recorre la superficie pero lleva su correspondiente aislante y capas de protección anti condensación e inhibidoras de fugas. La regulación de la temperatura se regula o se anula dependiendo de las necesidades del usuario.

Lo que sí está claro es que eficiencia energética y energías renovables combinan perfectamente con esta calefacción invisible. Y también que cumple la función de refrigerar en verano mediante bomba de calor.

Las sensaciones térmicas son bajas pero perdurables y permanentes en el tiempo, por lo que se tiene una sensación agradable constante tanto de calefacción en invierno como de refrigeración en verano. Ideales para espacios donde no se prevé encender y apagar la caldera diariamente. Como espacios públicos tipo centros comerciales, edificios públicos y también viviendas.

Decoración a suelo radiante

Aunque la inversión inicial puede resultar elevada y eso se comprueba solicitando suelo radiante precio, es evidente que a corto plazo, se consigue ahorrar.

Respetuoso con el medio ambiente y por tanto, encuadrado en el marco de eficiencia energética, favorece la decoración a pleno rendimiento, sin estorbos en suelos ni paredes. Ganando metros y evitando molestias típicas como no poder pintar tras los radiadores e incluso limpiar detrás.

Se acabaron los radiadores, el polvo acumulado en ellos y la tiranía de limpiarlos, junto con el ambiente reseco y las corrientes de aire. Este sistema es invisible y confortable a la par de rentable y no estorba para decorar. Se gana espacio en superficie a utilizar.

Pero hasta que no se confirma la viabilidad o no de la instalación en cada caso,  el suelo radiante queda en segundo término. Es una elección que no se caracteriza precisamente por ser barata pero compensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top